Loquendo Wiki
Advertisement

«Tomaré las medidas que crea convenientes...»

~ Lorenzo Fernández


Lorenzo Fernández es un personaje que hizo aparición principal en la primera temporada de la serie de Sergiodelbetis, El Asesino Perfecto, como villano secundario (o Little Bad) de la misma. Realizó su primera aparición en "El Primer Asesinato" y murió en "El Fin de la Policía". Aparecería como cadáver en "Asesino Asesinado" y sería posteriormente mencionado de vez en cuando.

Fernández fue el primer comisario con el que los detectives Carl Johnson y Juan Moreno debieron tratar durante sus casos de los Asesinos Perfectos, y era totalmente inescrupuloso y corrupto, lo que provocó que fuera más un obstáculo que una ayuda a la hora de resolver crímenes. Esto llevaría a una amarga rivalidad entre la agencia de detectives y el cuerpo de policía, que culminaría en intentos de sabotaje y, eventualmente, en un enfrentamiento a muerte.

Biografía[]

Pasado[]

Fernández estuvo al mando de la comisaría de Los Santos durante más de una década (probablemente alrededor de quince años), y estuvo involucrado en un atraco al banco central de la ciudad en 2002. Los atracadores le pagaron para poder escapar sin problemas, y mataron a todos los rehenes presentes, entre ellos Amanda y Erick Smith, esposa e hijo de uno de los mejores médicos de la ciudad, Mike Smith. El médico mantuvo durante más de diez años la promesa de acabar con la policía (aunque Fernández murió antes de que el sádico doctor llevase a cabo su plan). En algún momento debió de sentirse mal por lo que hacía, ya que en reiteradas ocasiones trató de que sus colegas trabajaran mejor, sin mucho éxito.

A partir de 2006, cuando el detective Carl Johnson, más conocido como "detective CJ", comenzó a trabajar en Los Santos, convirtiéndose en uno de los mejores detectives del estado, Fernández se sintió rivalizado inmediatamente con el detective. Cuando CJ estuvo a punto de ser encarcelado por el asesinato accidental de una mujer embarazada, Fernández apoyó a la fiscalía en contra del detective y puso a su principal aliado y mano derecha, el agente Isaac Pelotúdez, a cargo de la investigación. También declaró a la prensa que "cada uno era responsable de sus actos", en señal de rechazo al detective.

Llegada de Ezequiel[]

La llegada de CJ desprestigió a la policía.

Para 2012, la agencia de detectives de CJ, ahora con la incorporación de su compañero Juan Moreno, hacía prácticamente la totalidad del trabajo sucio de la policía, atrapando a todos los asesinos y delincuentes que se le presentaron. La ineptitud de la policía y las acusaciones de corrupción contra Fernández, corriéndose rumores de que consumía cocaína y aceptaba sobornos (la mayoría ciertos), minaron la popularidad del cuerpo de policía, al punto de que la población de Los Santos prefería la ayuda de los detectives que de los oficiales.

La última demostración de esto fue un caso en el que Fernández y su principal aliado y mano derecha, el agente Pelotúdez, declararon que la víctima, un camarero de una pizzería, se había suicidado, cuando CJ apareció y declaró que se trataba de un asesinato, logrando probar que la asesina era una compañera de trabajo. De este modo, la policía continuó perdiendo prestigio, y Fernández acabó por tomarle más rencor a CJ, en lugar de hacer autocrítica y tratar de mejorar el cuerpo.

Lorenzo Fernández dando un discurso "inspirador".

Esa misma noche, se presentó en su despacho el agente Francisco Gutiérrez (Paco), un policía incorrompible, y trató de convencerlo de hacer mejor las cosas. Luego de verlo recibir un soborno, Paco le dijo a Fernández que no le importaría mirar para otro lado mientras recibía dinero de delincuentes, siempre y cuando tratara de motivar un poco a sus compañeros. Fernández aceptó hacer eso, y esa misma noche realizó una reunión donde dio un corto discurso amenazando con enviar a cualquiera que viera ganduleando a Las Venturas a limpiar retretes. El agente Pelotúdez fue el único en festejarlo.

Esa misma noche, el hermano de Paco, Rogelio Gutiérrez, fue asesinado por Ezequiel Hidalgo, un asesino en serie que decidió arruinarle la vida a CJ, el detective perfecto, creando un caso que no fuera capaz de resolver, como forma de encontrar un sentido a su vida. Al día siguiente, al enterarse del caso, Fernández y sus hombres, poco interesados, no encontraron ni una sola pista ni en el cuerpo de la víctima ni en la escena. Comenzaba entonces el ataque del Asesino Perfecto, como apodarían los medios más tarde al asesino.

Problemas con CJ[]

Pelotúdez y Fernández tramaron arruinar a CJ cerrándole la agencia.

El mismo día del comienzo de la investigación, Pelotúdez se presentó en el despacho de Fernández y le advirtió que el detective CJ sería un problema para ellos si continuaba dándoles problemas, incluso aunque se esforzaran para trabajar mejor. Fernández reconoció que tenía razón, y Pelotúdez trazó un plan para arruinar al detective CJ, de ese modo les dejaría el camino libre para atrapar al asesino y recuperar el prestigio de la institución policial: primero le cerrarían la agencia, cortándole gran parte de su accionar, y luego verían qué hacer.

Fernández aceptó la idea, y dispusieron una falsa escena de un crimen de mafia internacional, investigado por la Interpol, para clausurar el edificio de CJ, justo cuando este debía investigar el asesinato de Gutiérrez y rescatar a su amigo Juan (que estaba desaparecido por culpa de Ezequiel). Esa misma noche fue asesinado el famoso actor Will Smith, arrojado por Ezequiel de un edificio. En los siguientes días, murieron una mujer llamada Esperanza Vásquez, y un joven adicto llamado Ramón Rodríguez, asesinados también por Ezequiel. La policía realizó algunas investigaciones en las escenas del crimen, sin encontrar ninguna pista.

Fernández creía que la investigación debía ser mínima, y que CJ les haría el trabajo sucio.

Pasado un tiempo, Fernández pensó que lo mejor era dejar que CJ les hiciera el trabajo sucio, considerando que la incapacidad del detective para resolver el caso le sería más útil que intentar resolverlo él mismo. Pelotúdez trató de convencerlo de enviar patrullas por la ciudad y así mantener vigilados los callejones, pero Fernández se negó a desperdiciar hombres y dinero en eso. Como consecuencia, tres amigos de CJ y su hermano, Sweet Johnson, murieron a manos de Ezequiel, mientras que el primo de CJ, Filemón, y otro amigo suyo, Jack Sparrow, desaparecieron durante una patrulla improvisada encabezada por el detective.

Completamente fuera de sí por la muerte de su hermano, su primo y sus amigos a manos del asesino, y considerando que Fernández tenía la culpa por no haber patrullado en la noche, CJ entró en la comisaría y exigió a gritos hablar con el comisario. Su discusión con Pelotúdez en la puerta de la oficina fue filmada por un reportero, provocando que Juan la viera y corriera a ayudarlo. CJ acusó a Fernández de ser corrupto y cocainómano delante de todos los presentes, provocando que el comisario aceptara salir de la oficina a hablar con él.

Enojado por la ineptitud de Fernández, CJ amenaza con matarlo.

El detective le reclamó a Fernández que su trabajo debía ser buscar al asesino, no cerrarle la agencia y tratar de dificultar su camino. Fernández fingió pesar por la muerte del hermano de CJ, aunque lo hizo con un tono desagradablemente sarcástico que enfureció todavía más al detective. El comisario no quiso tranquilizar la situación y le recriminó a CJ que él tampoco había logrado atrapar al asesino, afirmando que su hermano y sus amigos habían muerto frente a él y no hizo nada. Enloquecido de ira, CJ sacó su pistola y apuntó a Fernández a la cabeza, incitándolo a repetir eso "si tenía cojones".

Todos los policías presentes menos Paco sacaron sus armas, pero antes de que CJ cometiera una locura, Juan entró a la comisaría y trató de detenerlo. Fernández, de brazos cruzados y sin preocuparse, sabedor de que todos sus hombres lo defenderían, animó a CJ a marcharse con su amigo y no causar más problemas. Tratando de tranquilizarse un poco, el detective abandonó el lugar, pero necesitó un tiempo antes de volver a la investigación y superar la muerte de su hermano, su primo y sus amigos.

Cazando al detective[]

Fernández ordenando la muerte de CJ.

Algún tiempo más tarde, Ezequiel resolvió matar a CJ haciendo uso de la policía, y asesinó a un mecánico delante de su casa, escondiendo el cuerpo en su cocina y llamando al 911 para inculparlo. Pelotúdez le informó a Fernández de una llamada afirmando haber oído gritos en la casa de CJ. Creyendo que podría ser una buena oportunidad para quitarse al detective de encima para siempre, Fernández envió a Pelotúdez, García y Paco a la casa del detective, con la orden de encontrar "lo que sea" para inculparlo y arrestarlo.

Tras encontrar el cadáver degollado, Pelotúdez pensó que CJ era el Asesino Perfecto e informó rápidamente a Fernández, el cual afirmó que no podían hacer otra cosa más que acabar con él, e hizo poner bloqueos policiales frente a la casa de CJ, con órdenes de disparar a matar sin piedad. CJ estaba volviendo de su primer enfrentamiento con Ezequiel en las colinas de la ciudad, cuando un bloqueo liderado por Pelotúdez trató de matarlo. A duras penas, CJ y Juan lograron encerrarse en su casa, donde fue interceptado por Paco, el cual le advirtió de lo que la policía trataba de hacerle y se ofreció a ayudarlo.

El último discurso de Fernández.

Teniendo que quitarse de encima a la policía antes de ir a por el Asesino Perfecto, CJ, Juan y Paco decidieron que robarían del Área 69 un arma letal que podría utilizar para acabar con Fernández. Sin Fernández, la policía se dispersaría hasta tener un nuevo comisario, dándoles tiempo de poner fin a la oleada de asesinatos. Sin embargo, al robar el arma el grupo hizo demasiado ruido, lo que provocó que los militares informaran a Fernández del ataque antes de tiempo. Fernández se atrincheró con la policía y pronunció un inspirador discurso en el que instó a sus subordinados a defenderlo.

Enfrentamiento final y muerte[]

Fernández y Pelotúdez momentos antes del enfrentamiento final con Paco y CJ.

A pesar de fingir desbordar valentía al momento del ataque, al comenzar este el comisario se refugió cobardemente en el parking mientras CJ y Paco (pues Juan se había ido a buscar el coche del primero) mataban a todos los policías arriba con el arma letal, al punto que a esta se le acabó la munición, debiendo utilizar munición normal durante el resto de la lucha. Todos los policías presentes al momento del ataque perecieron rápidamente, dejando solo a Pelotúdez, Fernández y el agente García refugiados en el parking a la espera de sus enemigos.

Fernández rechazó huir y se escondió detrás de una columna, armado con una Desert Eagle pero flaqueado por sus dos subordinados. En ese momento, CJ y Paco bajaron al parking e iniciaron la búsqueda de los últimos enemigos. Pelotúdez y García rápidamente los emboscaron y amenazaron, iniciando una tensa escena a punta de pistola, que culminó con Pelotúdez fracasando en matar a CJ y muriendo acribillado accidentalmente por su compañero en el proceso. Con todos los policías muertos y García noqueado, ya solo les quedaba localizar y matar al comisario.

Fernández cae muerto por un disparo de CJ.

Mientras buscaban por la zona trasera del parking, Fernández salió de su escondite con su Desert Eagle y trató de disparar a CJ. Paco saltó al último momento y recibió el disparo dirigido al detective, cayendo herido de gravedad. Horrorizado y rabioso por lo que acababa de pasar, CJ alzó su pistola y disparó a Fernández al corazón, matándolo al instante. Sin embargo, el daño ya estaba hecho, y Paco sucumbió a sus heridas a los pocos segundos. Ese mismo día, siguiendo el último deseo de Paco, CJ mató al Asesino Perfecto. Con la policía diezmada, el LSPD se reconstruyó por completo bajo el liderazgo de un buen comisario, Ernesto Martínez.

Apariencia física[]

Lorenzo Fernández era un hombre alto y delgado, de piel morena, calvo y bigote negro, con ojos muy pequeños habitualmente entrecerrados, y una expresión por lo general seria. Aunque a veces vestía un uniforme convencional de policía de Los Santos, solía vestir un traje gris elegante con corbata negra.

Personalidad y rasgos[]

Durante su período como comisario de Los Santos, Fernández se vio involucrado en diversos escándalos de corrupción, que minaron la reputación y popularidad del cuerpo de policía local. Con respecto a su personalidad en general, se mostraba frío e indiferente con respecto a los problemas de los ciudadanos de Los Santos, así como con la necesidad de atrapar al Asesino Perfecto, por fuera de saber el hecho de que necesitaba una rápida victoria del LSPD para recobrar el respeto perdido de los ciudadanos. Delante de sus hombres, ocultaba su actitud fría mediante discursos carismáticos y manipuladores. Sin embargo, su corrupción era un secreto a voces en la comisaría, al punto que era común ver criminales entrando en ella solo para dejarle sobornos. También se mostró dispuesto a allanar una casa sin una orden judicial.

Fernández demostró ser una persona muy poco empática con los demás. Con frecuencia tendía a restar importancia a las víctimas colaterales de sus actos ilícitos, como cuando facilitó a un grupo de atracadores la huida durante un asalto a un banco, permitiendo que mataran a muchos civiles inocentes; o cuando decidió deliberadamente no colocar patrullas y policías en los callejones de la ciudad, dando pie al asesinato de seis personas en una sola noche por parte del Asesino Perfecto. Luego de recibir una acusación directa de parte de CJ, reclamándole por permitir el asesinato de su hermano y varios de sus amigos, llegó a decirle a la cara que era "su culpa" por no haber podido impedirlo.

En contraste con su actitud indiferente, también se vio a Fernández como alguien fácilmente irritable, un rasgo de su personalidad probablemente adquirido por su costumbre de consumir cocaína. No le gustaba que sus hombres entraran a su oficina a molestarlo, incluso aunque estuvieran en horas de trabajo. Contradictoriamente, mientras que permitía una constante ineficacia del LSPD, le desagradaba profundamente que se notara el desprestigio del cuerpo ante la sociedad, y exigía a sus subordinados que trabajaran lo más posible, "sin que se viera" que estaban ganduleando. Al momento previo a su muerte, demostró ser un completo cobarde, al no quedarse a luchar junto a sus hombres y dejar que todos murieran por él, sin intentar pelear hasta que no le quedó opción.

Poderes y habilidades[]

  • Armas de fuego: Como un rango superior del cuerpo de policía, Fernández estaba versado en el manejo de armas de fuego. Fue capaz de emitir un disparo certero en situación de tensión, desde lejos, y casi darle al detective CJ, fallando por muy poco luego de que Paco Gutiérrez se interpusiera, recibiendo el impacto de la bala y muriendo de todas formas.
  • Lucha cuerpo a cuerpo: Aunque jamás se le vio combatiendo físicamente, se sabe por declaraciones de Ernesto Martínez que los rangos superiores de las fuerzas de seguridad estatales conocían técnicas secretas de combate sin armas, aprendidas mediante un extenso entrenamiento. Es probable que, habiendo alcanzado el cargo que alcanzó, Fernández estuviera igualmente preparado para luchar con los mismos métodos.
  • Manipulación y oratoria: Aunque el nivel de carisma de Fernández se ha puesto en duda, tenía oratoria suficiente para emitir un discurso alentador, a fin de inspirar a sus hombres y convencerlos una y otra vez de mantenerse de su lado. Francisco Gutiérrez llegó a declarar que prácticamente todos los agentes del LSPD seguían a su comisario "ciegamente". Fernández mismo declaró que sus discursos era inspiradores "por su carisma", algo de lo que se enorgullecía enormemente.

Frases[]

  • Fernández: Agentes, supongo que todos estaréis al tanto de las noticias. El bueno de la película es el detective Johnson. La gente ha perdido el respeto por el cuerpo de policía. Pero espero que eso se acabe. Nuestro deber es proteger y cuidar a todos y cada uno de los ciudadanos de esta ciudad. Así que al que vea gandulear a partir de ahora se va a ir a limpiar los retretes de la prisión de Las Venturas. Vamos a recuperar el respeto de la gente... ¿Ha quedado claro?
  • Pelotúdez: ¡Señor, sí, señor!

("El Primer Asesinato")

  • CJ: Te dedicas a cerrarme la agencia y a joder a los demás y no haces nada para parar los asesinatos. Eres un maldito inepto.
  • Fernández: El inepto eres tú que te crees el mejor detective y tampoco puedes con el Asesino. Ha matado a tus amigos delante de tus narices y no has hecho nada. Tienes lo que te mereces.
  • CJ: (saca su arma, todos los policías lo apuntan) Repite eso si tienes cojones.
  • Fernández: Adelante... dispara...

("En Líos con La Policía")

  • Fernández: ¿Estás cuestionando mis órdenes?

("Otra Vez en Líos")

  • Fernández: Caballeros, tengo entendido que uno de nuestros agentes, de cuyo nombre no quiero acordarme, me ha traicionado, y se ha unido al detective y asesino Carl Johnson y su compañero. Juntos han robado un arma devastadora y han planeado venir aquí, a mi comisaría, a matarme... a asesinarme... a acabar conmigo, con mi existencia. Y a acabar con la policía, con todo el cuerpo de policía de la ciudad de Los Santos. Y ni esta ciudad, ni ninguna otra ciudad en el mundo, puede sobrevivir sin la policía, así que ahora es el momento de demostrar vuestro valor. Defenderéis esta comisaría, y a mí, vuestro comisario, con vuestra vida. ¡Adelante mis valientes!

("El Fin de la Policía")

Apariciones[]

El Asesino Perfecto[]

Primera Temporada
El Primer Asesinato

Aparece

Sin Ninguna Esperanza

Aparece

Más y Más Asesinatos

Aparece

La Unión no Hace La Fuerza

Aparece

En Líos con La Policía

Aparece

Cara a cara con el Asesino Otra Vez en Líos

Aparece

Un Arma Letal

Aparece

El Fin de la Policía

Aparece
(muere)

Asesino Asesinado

Aparece
(cadáver)

Segunda Temporada
Vuelta a Empezar

(mencionado)

Profanando Tumbas El Testigo En la Cárcel La Masacre El Encuentro Más Misterios Una Ayuda Inesperada El Plan de Molde La Unión Hace La Fuerza
(mencionado)
Tercera Temporada
Una Llamada Nefasta ¿Un Robo Perfecto? Hora de Interrogar Atascados Asesinato Sin Dueño

(mencionado)

De Pesca Sin Pruebas no Hay Delito La Mayor Amenaza ¿La Traición de Sergiodelbetis? El Acabose de Los Tiempos

Aparece (Flashback)

Curiosidades[]

  • En la serie original, Fernández sólo aparece con su skin en "Un Arma Letal" y "El Fin de la Policía", pero hasta entonces se veía como otro policía de Los Santos. En la película de 2017, este error es corregido y su skin es notoriamente mejorado.
  • El comisario Fernández es el único Villano Secundario (o Little Bad) que no tiene relación con el Big Bad (que en la primera temporada era Ezequiel Hidalgo), sino más bien son enemigos también, pues el objetivo de Fernández era capturar al Asesino antes que CJ. Los demás Little Bad (brevemente Ernesto Martínez en la segunda temporada y de nuevo Ezequiel en la tercera) trabajaban para el Big Bad (Felipe Hidalgo y Mike Smith respectivamente), aunque ambos lo hacían por obligación y no porque quisieran. Se puede considerar, sin embargo, que Ezequiel se beneficia mucho de Fernández, ya que su ineptitud le permite actuar con más libertad que con una policía alerta, y al final lo utiliza como arma para tratar de acabar con CJ.
  • En la película de 2017, se revela que consume cocaína.
  • El Skin que Lorenzo lleva es la de Frank Tenpenny, uno de los antagonistas principales de GTA San Andreas.
  • Curiosamente tanto Lorenzo Fernández, como Frank Tenpenny, poseen exactamente la misma personalidad, corruptos y poco sentimentales.
  • En la actualidad de la serie, es el único antagonista cuya muerte nunca fue puesta en duda con posterioridad. Mientras que Ezequiel fue asesinado, resucitado, y posteriormente aparentó su muerte dos veces; Felipe hizo una aparición sorpresiva en la sexta temporada; y Mike Smith fue considerado superviviente hasta la quinta temporada, cuando se reveló que finalmente había muerto.
Advertisement