Loquendo Wiki
Advertisement

«El crimen no descansa, por lo que la justicia tampoco descansará[1]»

~ Ernesto Martínez

«"No tengas los cojones de llamarme corrupto, yo nunca lo sería"[2]»

~ Ernesto en su combate con CJ

Ernesto Martínez es uno de los personajes principales de la serie El Asesino Perfecto. Introducido desde el primer episodio de la segunda temporada, "Vuelta a Empezar", es el nuevo comisario tras la muerte del anterior, el corrupto Lorenzo Fernández. A diferencia de su predecesor, Ernesto es un hombre de familia amable e incorruptible, que se convierte en amigo de CJ y uno de sus principales aliados cuando un nuevo Asesino Perfecto aparece de pronto.

Historia[]

Vida anterior[]

Ernesto Martínez era un agente de policía del estado de San Andreas que, con la muerte del corrupto Lorenzo Fernández a manos del detective Carl Johnson, fue nombrado comisario de la ciudad de Los Santos y enviado junto con su esposa e hija a arreglar la comisaría medio arruinada por las pérdidas.

Llegada a Los Santos[]

Ernesto se presenta ante CJ y Juan.

Una de las primeras cosas que Ernesto hizo al llegar a Los Santos fue presentarse con los detectives a cargo de la caída de Ezequiel Hidalgo, el famoso Asesino Perfecto, Juan Moreno y Carl Johnson (CJ). Ernesto los encontró a la salida del funeral de Paco Gutiérrez, un policía con principios similares a los de Ernesto que había ayudado a CJ y murió a manos de Fernández. En cuanto vieron la patrulla policial, Juan preparó incluso una pistola por si tenía que disparar a Ernesto, dada la experiencia con su nefasto predecesor.

Tras darle sus condolencias y decirle quien era, le avisó que si llegara a necesitar su ayuda, no dudara en llamarlo. CJ y Juan vieron claramente que Ernesto no era corrupto y desde ahí empezó a caerles bien.

Asesinato de Adrián Castro[]

Ernesto en una rueda de prensa.

La noche de la llegada de Ernesto, el hermano de Ezequiel, Felipe Hidalgo, también arribó a Los Santos y comenzó a matar gente y recolectar sangre para un ritual con el que traería de nuevo al Asesino Perfecto. Luego de que Adrián Castro, la primera víctima, apareciera, Ernesto dio una rueda de prensa para comunicar a todos de la muerte y como no habían podido descubrir pistas. Esto despertó las sospechas de la población, que se planteaban la idea de que Ezequiel había vuelto a matar. Durante una rueda de prensa, Ernesto dio a entender que no creía en los rumores y trató de relajar a la población, aunque lamentó no encontrar pistas.

Sin embargo, todo pareció resolverse cuando al cometerse el segundo asesinato un testigo lo presenció, ya que el Asesino Perfecto nunca se hubiera dejado ver. Mientras empezaban a trabajar juntos para resolver el caso, Ernesto fortaleció su relación amistosa inicial con CJ y Juan cuando le devolvió el coche al primero luego de que su agente de más confianza, el Teniente Jimmy Hernández, lo confiscara por estar mal estacionado.

Encarcelamiento de Juan y CJ[]

Ernesto le pide a Hernández que se haga cargo de la comisaría.

Pese a la mejora de las cosas, todo salió mal cuando Ernesto pidió a CJ que interrogara al testigo, ya que este se negaba a hablar con la policía, al no confiar en ellos. Felipe aprovechó el momento para disfrazarse de Juan, secuestrar al testigo y matarlo asegurándose de que lo vieran para que arrestaran al detective. Ernesto detuvo a Juan y lo envió a la cárcel, además de perder gran parte de su confianza en CJ por haber dejado que el testigo muriera. El detective, decidido a ayudar a su amigo, se vio obligado a traicionar totalmente al comisario y disfrazarse de policía para rescatarlo. Ernesto lo capturó a la salida de la comisaría, con un grupo de policías y los detuvo a él y a otro preso, Jorge, por intento de fuga.

Esa misma noche, Ernesto debió retirarse junto con el agente García y otros hombres a la comisaría de Las Venturas para concretar unos asuntos, y dejó a Jimmy Hernández a cargo. Cuando Ernesto se marchó, Felipe se presentó en la comisaría y asesinó a todos los policías presentes. También abrió la puerta de la celda para que culparan a CJ, Juan y Jorge de haberse fugado. Pese a que inicialmente creyó que ellos eran los culpables, Ernesto volvió a confiar en CJ cuando vio en las cámaras de seguridad que Felipe había sido el culpable, sorprendido al creer que se tratase de Ezequiel. CJ le contó su teoría de que Ezequiel podía estar vivo, pero Ernesto no se lo creyó, aunque el detective le mostró las piezas que encajaban. Ernesto liberó a CJ, Juan, y de paso a Jorge, pues su delito era muy menor.

Trabajando para Felipe[]

Juan ve a la asesino reunirse con Ernesto.

Al día siguiente, Ernesto recibió una llamada de Felipe, avisándole que tenía secuestradas a su mujer y a su hija, y si no hacía lo que le pedía, las mataría. Un desesperado Ernesto se vio obligado a obedecer las ordenes del sádico y vengativo asesino. Lo primero que tuvo que hacer fue quitarle de encima el peso policial, y luego le dijo que matara a CJ. Incapaz de realizar un acto tan alejado de sus principios, Ernesto sólo intentó alejar del caso al detective. Sin embargo, los deseos de justicia de CJ comenzaron a meterlo en problemas. Luego de una de las reuniones, Ernesto sorprendió a Juan espiándolos, pero el detective no llegó a verlo y tuvo que realizar varios disparos de advertencia para que huyera.

En el escape dejó caer las llaves de su coche, y a partir de esa pista, CJ descubrió su alianza con el Asesino, y no quiso creerlo. Sin embargo, cuando se metió en el parking de la comisaría para corroborar que la llave abriera el coche, pescó in fraganti a Ernesto y Felipe reunidos, y fue arrestado por el desesperado comisario. Cuando CJ logró escapar de la patrulla que lo llevaba a prisión, Ernesto puso en marcha un operativo en el que varios policías se situaron en la guarida del Asesino para evitar que CJ llegara hasta él.

CJ y Ernesto en batalla cuerpo a cuerpo.

De todas formas CJ y sus amigos (liderados por el loquendero Sergio DelBetis), lograron sortear a los enemigos. Felipe dio a Ernesto un ultimátum: o mataba a CJ o él mataba a su familia. Sin más opciones, Ernesto trató de acabar con CJ, pero falló por poco y se vio obligado a luchar con los puños. CJ lo dejó contra una pared y lo acusó de ser corrupto. Ernesto, como medida desesperada, rogó a gritos a CJ que no fuera a por el Asesino, pero el detective no lo oyó. Fue precisamente durante el enfrentamiento con Felipe que CJ descubrió a la esposa y a la hija de Ernesto en una pequeña prisión, y descubrió que el comisario en realidad no era malo, sino que estaba siendo chantajeado.

Derrotando a los Hidalgo[]

Todo el equipo (incluyendo Ernesto) combatiendo al Asesino.

Mientras estaba herido, Ernesto reflexionó sobre sus acciones y decidió que lo mejor que podía hacer era luchar por su familia, siguiendo al grupo de CJ cuando batallaron a golpes contra Felipe, y participando activamente en la pelea. Fue testigo de la resurrección de Ezequiel cuando Felipe realizó un antiguo conjuro maya, y luego vio cómo Jorge aparecía milagrosamente con un lanzacohetes y acababa con Felipe. Ezequiel duró un poco más, pero CJ aparentemente lo mató con dos balazos. Luego del enfrentamiento, CJ y Ernesto se disculparon mutuamente, y decidieron que a partir de ese momento lucharían juntos contra los criminales que se pusieran en su camino, marchándose todos a casa para descansar después de su terrible batalla.

Reconstruyendo a la policía[]

Ernesto conoce a su "Juan", el agente Castellanos.

Su primera acción luego de volver a ser el comisario incorruptible de antes fue llevar a su familia a casa y pedirles perdón por lo ocurrido. Su mujer trató de convencerlo de descansar, pero Ernesto todavía debía reformar la comisaría para luchar verdaderamente contra el crimen. Sin embargo, notó al llegar que las cosas eran muy distintas: a la mascare sólo habían sobrevivido cuatro agentes (uno de ellos enfermo), López, González, García y Pepito, y sus armas y vehículos estaban, en su mayoría, agotados y destruidos. Ernesto encargó trabajos por partes y pidió ayuda a Las Venturas para que enviaran agentes. Entre los enviados estaba el agente Castellanos (o el agente Swag), que rápidamente cumplió con Ernesto el mismo papel que Juan con CJ.

Luego de juntar todos los cadáveres en la fábrica, González, uno de los hombres de Ernesto, se percató de que había desaparecido el cuerpo de Ezequiel. Ernesto informó de lo sucedido a Juan y a CJ, los cuales se sorprendieron mucho. Juan creyó inicialmente que Ezequiel seguía con vida, pero CJ mantuvo la cabeza fría y supuso que alguien, al igual que hizo Felipe, debió de habérselo llevado. Ambas cosas eran verdad: un hombre había salvado la vida de Ezequiel.

Robo al Hospital General[]

Por otro lado, recibieron una llamada de denuncia debido a que se había producido un robo al Hospital General de Los Santos, y Ernesto debió ir con sus hombres a investigar, pidiendo de paso a CJ y Juan algo de ayuda. Tras una entrevista con el Dr. Torres y una investigación con CJ sobre la falta de pistas en la escena del crimen, Ernesto envió a CJ y Castellanos a rescatar a Juan, que había sido emboscado por un sicario en las alcantarillas donde estaba investigando.

Ernesto y CJ interrogando a un implicado.

El interrogatorio al sicario fue inútil, pues pese a que este estaba dispuesto a hablar, no tenían idea de quien lo había contratado. La búsqueda los llevó hasta Mike Smith, un solitario doctor que había perdido a su familia, a partir de lo cual renunció a su empleo en el Hospital General de Los Santos. Smith estaba entre los posibles sospechosos debido a que era uno de los tres empleados más recientes en salirse del hospital. Pese a que Ernesto lo descartó, Castellanos sospechó de él y pidió a su jefe permiso para vigilar su casa. Ernesto le sugirió que actuara con profesionalidad y que no se notara. Sin embargo, Castellanos perdió al doctor luego de que este saliera muy tarde durante la noche.

Vuelven los asesinatos[]

Asimismo, CJ recibió una llamada misteriosa citándolo en Angel Pine, lejos de Los Santos, y Ernesto junto a Juan y Sergiodelbetis accedieron a acompañarlo. Sin embargo, cuando estaban allí resultó ser todo una farsa para alejar a los cuatro posibles peligros para el caso de la ciudad, pues mientras no estaban se cometió un asesinato. López informó a Ernesto y el grupo regresó inmediatamente. La víctima, un fontanero normal llamado Daniel Gómez, fue degollada, siendo ese el mismo modus operanti que tenían Ezequiel y Felipe. Sin embargo, el descubrimiento de unas huellas dáctilares en la escena dio esperanza de que no se tratara de otro "Asesino Perfecto", aunque el forense informó que las huellas no estaban registradas, así que el asesinato "no tenía dueño".

Luego de que Smith soltara a los asesinos, Ernesto pierde su aire sereno ante la situación.

Cuando todas las sospechas comenzaron a caer en el Dr. Smith, Ernesto decidió investigarlo y López lo informó de la muerte de su familia a manos de una banda de atracadores en el banco central durante un asalto en 2002, principalmente debido a la ineptitud de la corrupta policía bajo el mando de Lorenzo Fernández. Inicialmente teniendo lástima de Smith, Ernesto se negó a desconfiar de él, pero luego de que Juan lo escuchara pidiendo un libro en la biblioteca (libro al que sólo podía acceder personal autorizado) y luego de que ese libro fuera robado sin pistas, decidió hacerle frente. Pese a que iba en contra del protocolo, junto a CJ, Ernesto entró en casa de Smith y encontraron todo, incluso datos sobre lo robado del hospital.

Todo apuntaba a que Smith pretendía clonar humanos, pese a que la práctica de la clonación humana era considerada imposible, y de todas formas ilegal. Juan y Castellanos trajeron datos de que con la ayuda de un Pescador, había pescado una medusa muy pequeña, turritopsis nutricula. Sin embargo, las pruebas desaparecieron para cuando consiguieron una orden de registro, a fin de conseguir la evidencia legítimamente. Mientras se lamentaba de la pérdida de pruebas, Smith liberó a sus clones (creados a partir de un aún vivo Ezequiel Hidalgo), y envió a uno con la orden específica de matar a CJ. Sin embargo, el detective sobrevivió por intervención de Jessica Connor, una guardaespaldas personal que admiraba profundamente al hombre por su inteligencia en los casos. CJ y Juan permitieron que Jessica los acompañara a la comisaría a informar a Ernesto de los asesinos.

Caos en Los Santos y batalla final[]

Ernesto junto a sus dos únicos policías indemnes (Castellanos y López), en la batalla contra Smith y su ejército.

Justo al momento de recibir la noticia, un agente mostró a Ernesto una transmisión por TV recién recibida donde Smith informaba por sí mismo a la ciudad entera de la existencia de los clones, y remarcaba el fracaso de CJ y Ernesto para capturarlo. Al oír esto, Ernesto tuvo un ataque de ira muy fuerte y ordenó a sus hombres rabiosamente que se pusieran a buscar clones por la ciudad y dispararan a matar, exigiendo que capturaran al doctor pasara lo que pasara. Registrar la casa fue inútil, y los policías comenzaron a caer heridos por los clones. Ernesto fue llamado para ir con toda la fuerza policial posible (que sólo eran él, Castellanos y López), para participar en la batalla contra Smith, Ezequiel y los clones. Ernesto y sus dos compañeros se quedaron a cubrir al resto del grupo mientras ellos confrontaban a Smith. Después de que Ezequiel asesinara a Smith, Ernesto llama refuerzos para que arresten a Ezequiel y a los Clones, y la paz vuelve a L.S, sin embargo, CJ entró en coma por el disparo, y soñó un mundo apocalíptico en donde los clones se volvieron zombies por culpa de Smith, y estos arrasaron con la mayoría de la población. En este mundo, los clones fueron convertidos en zombies por el último y fallido plan del doctor, los policías junto al grupo huyeron hacia la comisaría.

Realidad alternativa[]

CJ Y Ezequiel escuchando el comunicado de Ernesto

Ernesto intentó por todos los medios salvar el Estado de San Andreas de una infección zombie. Debido a que le faltaban policías porque todos estaban heridos en el hospital, intentó contactar al ejército y a todo el resto del estado. Sin embargo, no le tomaron en serio y, para cuando al fin reaccionaron, fue muy tarde, los zombies se habían apoderado de Los Santos. Ernesto, desde su posición, consiguió la ayuda de López y Castellanos, más García, González y Giralde, los cuales se habían repuesto de sus heridas y estaban de vuelta. La familia de Ernesto logró escapar en avión a Liberty City, más él prefirió quedarse a luchar. La mayor parte del LSPD logró recuperarse antes del fin de San Andreas, por lo que lograron refugiarse en la comisaría. Ernesto envió a sus agentes a buscar sobrevivientes, y tras notar que había zombies intentando entrar a su oficina, grabó una transmisión "a quien pueda interesar" sobre lo sucedido, informando de un sitio para refugiarse, pero la cinta falló antes de que pudiera dar el nombre. La transmisión fue escuchada más tarde por CJ y por un reformado Ezequiel.

CJ encuentra a Ernesto

CJ entra a una habitación, y después de mucho tiempo por fin encontró a Ernesto, se encontraba atendiendo a Alfonso Sánchez, un científico, que fue herido por un disparo de Smith, este científico era el padre de Celia Sánchez, que después de mucho tiempo lo encontró, sin embargo, el padre de Celia estaba agonizando y murió, diciéndole a Celia que fuera al Área 69 para que se salvara. CJ pregunta los acontecimientos, y Ernesto responde que Smith se había arrepentido de sus actos, e iba a ayudar a Los científicos a desarrollar una cura, pero todo fue una mentira, robó el prototipo de la cura para crear a seres superiores a los zombies, los ciegos, le disparó a Alfonso y huyó, CJ le pregunta a Ernesto donde estuvo todo el tiempo, y este responde que estuvo informando a los ciudadanos (por la grabación de la radio) que fueran al Area 69 para que evacuaran a las personas, y mencionó que mucho antes de que CJ despertara del coma (del coma cuando estuvo siendo cuidado de Iván, no del coma real) se refugió con Kevin Ryman, y otros agentes del R.P.D en el Motel Jefferson, ahí en ese momento, fue cuando CJ le encontró el sentido a la grabación de Ernesto cuando la escuchó con Ezequiel, Ernesto pregunta si Ezequiel estaba con el, y CJ responde que se había arrepentido de sus actos y ayudo al Equipo de CJ, pero lamentablemente, había "muerto". Ernesto le dice al Equipo de CJ que Smith tiene que pasar al menos por dos pueblos para llegar al Área 69, ya que las carreteras principales están cerradas, cuando Celia y Castellanos ya tienen un coche para ir a por Smith, parten hacía dillimore.

Cuando Ernesto Celia y Castellanos buscan por todo el pequeño pueblo, no lo encontraron en ninguna parte, pero faltaba una parte por revisar, la comisaria del pueblo, así que se disponen a entrar, pero se descuidaron de que Smith los estaba observando desde la gasolinera del frente. Ernesto fue por el este y Celia por el oeste, Ernesto se encontraba revisando, y no encontraba nada más que sangre y cadáveres de personas y de zombies, cuando entra al campo de tiro, y entra por la puerta del mismo, Smith lo encierra en el campo, y el Secuaz De Smith lanza un gas venenoso por el conducto del campo para matar a Ernesto, Smith le da la advertencia de que el gas letal se llama "Fosgeno" y le relajará los músculos hasta matarlo, Ernesto cuando intenta los medios posibles, disparando, pero es inútil, las ventanas estaban blindadas y la puerta había sido sellada, Smith también le tiende una trampa a Celia, en donde es atada y Smith y su Secuaz, sueltan a un zombie para que la mate, después, cuando Smith y su Secuaz salen de la comisaria, son rodeados por Castellanos, pero antes de que pudiera actuar, Smith le advierte que Ernesto y Celia están bajo trampas mortales, y Castellanos olvida a Smith y corre para salvar a sus compañeros, primero va a por Ernesto, y cuando llega ya Ernesto estaba en las últimas, Castellanos intenta también todos los métodos posibles, pero también es inútil, Ernesto antes de morir, le encomienda su última misión a Castellanos: Acabar con Smith.

El despertar de CJ[]

Después de que Smith ejecutara a CJ con un disparo, CJ despierta en la cama de un hospital, en donde ve que todos sus amigos estaban alrededor de él, vivos, se da cuenta de que todo fue un sueño inducido por el coma cuando Smith le disparó, los amigos de CJ le cuentan todo lo ocurrido en la fábrica de Smith; después de que le disparara a CJ, Ezequiel, con la rabia de haberse sentido utilizado, mató a Smith de un disparo directo al corazón, y ahí fue después cuando Ernesto llamó refuerzos y arrestaron a Ezequiel y a los Clones, todo fue por la ira de Ezequiel, por el rencor de haberse sentido utilizado. Después de contarle lo sucedido a CJ, todos se retiran de la habitación, y dejan a CJ nada más con Jessica y Juan. Todo va normal, después de lo sucedido con Smith no hay amenazas, Castellanos le informa a Ernesto que "tenia visita" y cuando Ernesto sale a ver, estaba el jefe del R.P.D Kevin Ryman, que fue a L.S porque tenían una misión importante que hacer, y solo pasaron por la comisaria de Ernesto para ver como eran las instalaciones de la comisaria de L.S, entonces Ernesto accedió a enseñarle el equipo e instalaciones de la comisaria a Kevin y a sus hombres.

La policía federal y las desapariciones[]

La policía federal va a Los Santos porque tienen que hablar un asunto importante, cuando llegan a L.S, van al despacho de Ernesto, y le informan de la tragedia de que Ezequiel Hidalgo, el Asesino Perfecto, escapó de la prisión de máxima seguridad del estado. Ernesto informa a CJ y a Juan de que fueran a la comisaría, no le da detalles, sólo que fueran. Cuando CJ y Juan llegaron, le da la trágica noticia a CJ. Después, CJ le pregunta a Ernesto si quiere que vaya a investigar, pero Ernesto le dijo que ya lo conocía y que de todas formas iría, cuando terminan de hablar, CJ y Juan vuelven a la prisión de máxima seguridad del estado.

No sólo la fuga de Ezequiel, se filtró una noticia de que escapó también un prisionero de la comisaria de San Fierro, y suponen que a los prisioneros los están ayudando a escapar. Después se filtra otra noticia de que han desaparecido prisioneros y pacientes del hospital psiquiátrico de Las Brujas, ahí es cuando Ernesto vuelve a llamar a los detectives, y les pide que investiguen el hospital, ya que no solo por las desapariciones, sino también porque denunciaron haber oído gritos, y haber olido sangre en el hospital, Ernesto no puede viajar hasta ese lugar porque el y sus hombres están llenos de trabajo, y lo que Ernesto menos puede hacer es enviarles a alguien para que les ayuden, así que Ernesto les envía a una inspectora que fue trasladada hace poco a la comisaria de Los Santos, una policía llamada Alice Brockman, Ernesto les dice a CJ y a Juan de que Brockman es una muy buena policía, y que les vendrá bien a los detectives en la investigación.

Pocos días de su partida, Ernesto se encuentra en la comisaría, otra vez llamándole la atención a Castellanos. Debido a que no ha tenido noticias de CJ y los demás, decide llamarlo, pero la persona no contesta debido a que otro sujeto tomó el celular de CJ. Ernesto entonces le escribe por mensaje de texto, a lo que la persona le responde diciéndole que no puede hablar, ya que está liado en el asunto. Ernesto deja la conversación, pero que dentro de poco lo volverá a llamar.

Los responsables de las desapariciones[]

Mediante Ernesto continuaba con la investigación, fue invitado a tomar un café por López y Castellanos, pero esto fue interrumpido por una llamada telefónica de Jessica, debido a que en un principio CJ no le contestó tampoco a ella. Jessica, le informó a Ernesto de que estaba trabajando para John Miller, el dueño de la empresa La Computadora Eficiente cerca de Glen Park, pero le dijo que había visto en un equipo informático avanzado cosas sobre fugas y desapariciones de prisioneros y sobre un proyecto extraño, por lo que Ernesto se dio cuenta de que el dueño podría ser peligroso y el responsable de todo. Así que le ordenó a Jessica esconderse, mientras él mandaba a investigar la empresa a Castellanos, López y González. Al final resultaron ser los verdaderos criminales, ya que el dueño estaba junto al electricista, el sujeto que ayudó a escapar a Ezequiel de la prisión. Pero en una persecución de coche los perdieron, pero por el gran ingenio de Ernesto, informó de que González había puesto unos rastreadores a todos los coches aparcados fuera de la empresa. Ernesto les dijo a la patrulla que se dirigían al hospital psiquiátrico, por lo que condujeron hacia allá. Al final, Ernesto junto con los federales fueron al hospital a combatir contra los sujetos, ya que era una banda criminal que se hacía llamar LCE (siglas de "La Computadora Eficiente", nombre de la empresa), y lograron arrestarlos a todos gracias a la ayuda de los policías federales. Ernesto pronto se encontró nuevamente con CJ, Juan y Alice, y CJ les contaría todo por lo que pasaron cuando fueran a comer algo juntos.

Todos fueron al bar Ten Green Bottles, en donde CJ les informó de que estuvieron en un mundo virtual al cual fueron introducidos, en donde se combatían a los mayores miedos y traumas. Ernesto reveló información relevante, revelando que la máquina fue destruida por el gobierno para que no caiga en manos criminales, que al final John Miller fue detenido, y que Alice le pidió la baja laboral del cuerpo de policía. Pero desafortunadamente, aún no han detenido a Ezequiel, ya que no lo encontraron junto a John, esperando que pronto se descubra su paradero. Sergio dio un repentino agradecimiento a CJ y a Ernesto, por ser muy responsables en cuanto a su trabajo y que siempre velan por la seguridad de los ciudadanos, pero dijo a Ernesto de discutir pronto sobre esa multa que Ernesto le puso.

Relaciones[]

Familiares[]

  • Su esposa: Ernesto estaba casado con una mujer hermosa y joven, a la que amaba profundamente. A pesar de que Ernesto trabajaba mucho, aparentemente siempre intentó tener tiempo para dedicar a su familia y ayudar a su esposa con las tareas de la casa. Cuando su mujer y su hija fueron secuestradas por Felipe Hidalgo para hacerle chantaje, fue uno de los pocos momentos en los que Ernesto perdió verdaderamente la cordura, gritando por teléfono al Asesino que, como fuera cierto que tenía en su poder a su familia, lo perseguiría y lo mataría hasta el fin del mundo. Su amor por su familia lo llevó incluso a traicionar sus principios y obedecer las órdenes de Felipe. Finalmente, al momento de la verdad, cuando Ernesto fue derrotado en batalla cuerpo a cuerpo por CJ y luego este junto a los miembros de su equipo fracasaron en matar al Asesino, fue el comisario quien, en un ataque poderoso por haberlo chantajeado y haber secuestrado a su familia, atacó salvajemente a Felipe y consiguió debilitarlo a golpes.
  • Su hija: Ernesto también tenía una hija pequeña, la cual le tenía mucho cariño y admiración por su padre. Ella también fue secuestrada por Felipe para poder chantajear a Ernesto. También fue rescatada por su padre con ayuda del detective CJ y los demás miembros de su equipo.

Amistosas[]

  • Carl Johnson: Desde que se convirtió en el comisario de Los Santos, Ernesto y CJ rápidamente trataron de ganarse la confianza y amistad del otro, pues el detective había sido quien acabó con el Asesino Perfecto y al mismo tiempo con el comisario corrupto que Ernesto suplantó, Lorenzo Fernández. Ambos se conocieron durante el entierro de un amigo de CJ que Fernández mató, el agente Paco Gutiérrez, y rápidamente Ernesto le dijo a CJ que, si necesitaba algo, no dudara en llamarlo. Cuando llegó el nuevo Asesino, CJ no quería perder la confianza de Ernesto, por lo que luego de profanar la tumba de Ezequiel no le comunicó la desaparición del cadáver, obstaculizando la investigación. Pese a su relación de confianza mutua, CJ y Ernesto brevemente se enemistaron cuando este último detuvo a Juan acusándolo de matar a un testigo clave de uno de los asesinatos, cosa de la que CJ sabía Juan era perfectamente incapaz. CJ trató de rescatar a Juan y fue detenido por intento de fuga. Sin embargo, cuando Ernesto descubrió que Juan no había sido el asesino luego de que Felipe masacrara gran parte de la comisaría estando CJ y Juan en prisión, los dejó libres y le devolvió su confianza a CJ. Por tal motivo, este admitió finalmente que el cuerpo de Ezequiel había desaparecido. Pese a que eso pareció recuperar brevemente su amistad, ese mismo día la esposa y la hija de Ernesto fueron secuestradas por Felipe, quien comenzó a chantajear al comisario, ordenándole quitar de en medio a la policía y matar a CJ. Ernesto respetaba profundamente al detective y trató de salvarle la vida alejándolo del caso. La insistencia de CJ comenzó a formar una brecha entre los dos, por lo que Ernesto acabó teniendo que exigirle que, si no abandonaba la idea de atrapar al Asesino, lo arrestaría. Durante una investigación en un callejón, luego de que Ernesto se reuniera con Felipe y tratara de matar a Juan cuando este los descubrió entre la niebla, CJ encontró una llave, que resultó ser la llave del Washington de Ernesto. CJ finalmente se enteró de la alianza entre el Asesino y Ernesto de la peor manera: los sorprendió reuniéndose en la comisaría. Felipe se escapó, y Ernesto apuntó a CJ con su pistola, dispuesto a asesinarlo. Sin embargo, nuevamente no fue capaz de cometer una acción tan atroz, y decidió pedir una patrulla para que lo trasladaran a Las Venturas detenido. CJ con ayuda de su nuevo equipo, liderado por Sergio DelBetis, escapó de su detención y juntos trazaron un plan para acabar con Felipe luego de descubrir su guarida. Ernesto entonces posicionó en el lugar, policías, S.W.A.T.S. y a su segundo al mando, el Inspector Toranzo, para que evitaran que CJ llegara hasta Felipe, el cual tenía en una jaula a su esposa y a su hija. Ernesto, por su parte, esperaba en la penúltima planta armado con una M4. CJ apareció finalmente, pero todos sus amigos se quedaron a pelear abajo con los distintos enemigos, por lo que tuvo que pelear con Ernesto. Tras desarmarlo, CJ luchó contra él en batalla cuerpo a cuerpo y trató de convencerlo de recapacitar, pero fue inútil. Finalmente, luego de que Ernesto volviera en sí y ayudara a acabar con los Hermanos Hidalgo (Felipe y Ezequiel resucitado), agradeció profundamente a CJ, pidiéndole perdón por no ir en busca de su ayuda, y ambos volvieron a ser amigos. Terminado el asunto, Ernesto llamó a CJ para investigar el Robo al Hospital General, que había sido cometido por un aún vivo Ezequiel, e ideado por el malvado Dr. Mike Smith. Ernesto presentó a CJ como un amigo cercano. Juntos investigaron gran parte del robo, y CJ le tuvo toda su confianza a Ernesto, contándole de la llamada modificada de Mike Smith para que fueran a Angel Pine, y de su pálpito de que Ezequiel podía seguir con vida. Juntos registraron la casa de Smith y Ernesto lo ayudó a tranquilizarse durante su ataque de ira. CJ corrió a advertir a Ernesto del inminente ataque a la policía por parte de los clones. Finalmente, Ernesto junto a sus hombres López y Castellanos se quedó a cubrir a CJ mientras este junto a su equipo combatían al doctor. Durante el apocalipsis zombie, CJ buscó a Ernesto en la comisaría, pero solo encontró una grabación en la que este relataba el comienzo del caos.
  • Juan Moreno: Cuando Juan vio llegar a Ernesto en su patrulla para conocer a los detectives, rápidamente desconfió de él, dada su anterior experiencia con Lorenzo Fernández. Nada más verlo aparecer sacó una pistola, en caso de que tuvieran que combatir policías, y luego le preguntó directamente si era corrupto. Los chistes obscenos de Juan solo hicieron la escena más incómoda. Un par de días más tarde, Juan se encontró con Ernesto por casualidad mientras compraba tabaco cerca de una escena de un asesinato de Felipe. Ernesto congenió un poco con Juan y hasta reconoció a CJ que "tenía un amigo muy gracioso". Cuando el testigo que Ernesto había conseguido del asesinato murió a manos de Felipe, el cual estaba disfrazado de Juan para que lo vieran, Ernesto culpó a CJ de haber sido negligente, lo que llevó a Juan a encararse al comisario y recriminarle que él había sido noqueado para que secuestraran al testigo. El comisario rápidamente se centró en Juan como culpable de las tres muertes y lo arrestó, llevándoselo a prisión. Ernesto también detuvo a CJ luego de que ayudara a su amigo a escapar. Sin embargo, más tarde fueron liberados cuando Felipe masacró gran parte de la comisaría y se delató como el Asesino. El hecho de que no le hubiera dado el beneficio de la duda hizo que la relación entre Juan y Ernesto se dañara para siempre, y desde entonces, ambos tuvieron una amistad muy conflictiva, que se agravó cuando el comisario comenzó a ser chantajeado por Felipe. Cuando Ernesto llamó a CJ para informarle que estaba retirado del caso, antes de ir a la comisaría Juan se negó a ir, rencoroso por el error del comisario. Más tarde, Ernesto se enfadó con CJ por tratar de seguir investigando, y Juan tuvo un fuerte arrebato contra él llamándolo inútil. Más tarde lucharon juntos para detener al Asesino Perfecto y a Ezequiel resucitado luego de que se descubriera que Ernesto estaba siendo chantajeado. Juan se enfadó cuando las noticias solo mencionaron a CJ y a Ernesto (el cual no había matado a nadie y luchó durante la mayor parte de la batalla en el bando contrario), y no a él o al resto del equipo de Sergio DelBetis que los había ayudado. Ernesto por algún motivo dio poca importancia a que Juan estuviera siendo atacado por un sicario en las alcantarillas del Hospital General mientras se investigaba el robo. Cuando Juan fue testigo del segundo asesinato por parte de los clones de Mike Smith, Ernesto preguntó que había pasado y respondió con ironía a las tonterías que dijo Juan. Más tarde, Juan recriminó a Ernesto por siempre apegarse a su protocolo, lo que por lo general permitía a los delincuentes huir, y lo convenció de romper las reglas para atrapar a Smith.
  • Sergio DelBetis: Sergio conoció a Ernesto en una escena del crimen en la que lo vio cuando todavía era chantajeado por Felipe. Sergio ayudó a CJ y Juan, junto a un equipo compuesto por amigos y su hermano Toni Sevillista, a descubrir la alianza forzada de Ernesto con Felipe, y luego a luchar contra los Hermanos Hidalgo en la fábrica. Más tarde, Sergio y Ernesto trabajaron juntos en la investigación de la desaparición del cuerpo de Ezequiel, aunque luego empezó a prestar también su ayuda para el Robo al Hospital General. Sergio y el comisario nunca tuvieron demasiada relación, aunque reconocieron la valentía y las cualidades del otro y se consideraban amigos y compañeros. Sergio dejó de reunirse con CJ, Juan y Ernesto para cuidar a su hermano, convaleciente luego de su enfrentamiento con dos clones de Mike Smith, quedando el loquendero muy inestable mentalmente, y con un fuerte deseo de venganza por Toni.

Compañeros de trabajo[]

  • Jimmy Hernández: El primer "segundo al mando" que tuvo Ernesto en la comisaría fue el Teniente Hernández. Este quedó a cargo de la comisaría luego de que Ernesto tuviera que marcharse a ver unos asuntos en Las Venturas toda la noche. Mientras trabajaba, Hernández fue el último policía de la masacre de la comisaría en morir a manos de Felipe, el cual esquivó sus balazos y lo degolló. Ernesto no volvió a mencionar a Hernández, pero se sabe que le tenía mucho aprecio por ser uno de sus mejores agentes.
  • Toranzo: El Inspector Toranzo fue por un breve período de tiempo un rango muy importante en la policía, y Ernesto lo consideró capaz de cuidar la guarida del Asesino Perfecto durante su tiempo bajo chantaje del mismo, enviándolo a matar a CJ. Sin embargo, Toranzo fue asesinado por Juan Moreno.
  • Antonio López: Luego de la muerte de Felipe, López fue uno de los cuatro policías sobrevivientes a la masacre de la fábrica. Ernesto y López tenían una relación laboral de mutuo respeto. López fue más tarde recordado como "el mejor hombre de Ernesto" por CJ, pues se trataba también de un policía incorruptible y educado, muy responsable en su trabajo, que hizo también de "segundo al mando". López participó en todas las investigaciones de Ernesto y le averiguó las razones de Mike Smith, uno de sus sospechosos, para haber abandonado el Hospital General de Los Santos diez años atrás. Más tarde, fue junto con Castellanos uno de los dos agentes que quedaron indemnes en la batalla contra los clones, y participó en la última confrontación contra ellos en la base de Smith.
  • Castellanos: En un principio, la relación entre Ernesto y Castellanos era muy difícil debido al carácter inmaduro y rebelde del joven policía. Sin embargo, luego de que Ernesto lo enviara a rescatar a Juan de un sicario que lo tenía acorralado en las alcantarillas, y Castellanos lo detuviera vivo con un solo balazo, comenzó a tenerlo en cuenta como el buen agente de policía que era, decidiendo que lo acompañaría en las investigaciones. Castellanos y Ernesto acabaron teniendo una relación similar a la que CJ mantenía con Juan, como uno serio y centrado, y el otro más relajado y chistoso. Juntos lucharon en la batalla contra los clones, y más tarde los zombies que fueron liberados en San Andreas.

Poderes y habilidades[]

  • Armas de fuego: Ernesto tenía una gran habilidad para las armas de fuego como las M4, que utilizó en dos ocasiones. La primera para tratar de matar a CJ, y la segunda para luchar contra los clones, logrando matar a varios. Como cualquier agente de policía, sabía manejar una pistola reglamentaria perfectamente.
  • Cuerpo a cuerpo: Al ser un rango superior del cuerpo de policía, Ernesto era un maestro del combate físico, teniendo una fuerza sorprendente y siendo capaz de casi derrotar a CJ. Incluso dolorido por la pelea con el detective, Ernesto fue el primero en lograr asestarle un golpe a Felipe en el rostro, y su participación en la batalla final fue crucial.

Personalidad y rasgos[]

Tanto como agente de policía que como persona, Ernesto demostró ser absolutamente todo lo contrario de lo que fue su predecesor: incorruptible, optimista, amable, lleno de buenos valores y principios, educado, respetuoso y responsable. CJ lo describió como "un policía digno de llevar la placa y de ganarse la confianza de cualquier persona". Incluso habiendo pasado por experiencias horribles causadas por la policía y el Asesino Perfecto, CJ rápidamente aceptó a Ernesto como un colega y amigo debido a su caracter carismático y alegre. Ernesto estaba dispuesto a lo que fuera con tal de proteger a la ciudad de Los Santos, a su familia, y a sus amigos. Sus principios lo llevaron incluso a desobedecer en cierto punto las órdenes de Felipe cuando lo estaba chantajeando, poniendo en riesgo la vida de su esposa e hija, para no tener que matar a CJ.

Pese a que su principal objetivo era capturar a todos los criminales, Ernesto estaba dispuesto siempre a dar el beneficio de la duda y brindar una reducción de condena a los delincuentes que estuvieran dispuestos a colaborar. El comisario no toleraba ser acusado de corrupción, e incluso aunque se negó a revelar a CJ los motivos para su accionar mientras era chantajeado por Felipe, exigió que precisamente corrupción era lo último que haría. A pesar de ser buena gente, al momento de la verdad, cuando se tratara de combatir criminales de gran magnitud como el Asesino Perfecto o el Dr. Mike Smith, Ernesto se mostraba muy centrado en su objetivo y no se distraía por nada. Cuando un criminal se burlaba de él en la cara, perdía brevemente la calma, como cuando Felipe lo insultó por teléfono y cuando Smith le declaró la guerra en una transmisión.

Curiosidades[]

  • Ernesto es el primer personaje regular en tener una relación romántica, siendo esto revelado en "La Unión Hace La Fuerza" cuando se descubre que está casado y tiene una hija. El segundo sería Carl Johnson con Jessica Connor.
  • A pesar de que sea un protagonista en esta serie, el skin que lleva es el de Eddie Pulaski uno de los antagonistas principales del GTA San Andreas.
  • Curiosamente Ernesto Martínez y Eddie Pulaski, poseen personalidades completamente opuestas.

Apariciones[]

Segunda Temporada
Vuelta a Empezar

Aparece

Profanando Tumbas

Aparece

El Testigo

Aparece

En la Cárcel

Aparece

La Masacre

Aparece

El Encuentro

Aparece

Más Misterios

Aparece

Una Ayuda Inesperada

Aparece

El Plan de Molde

Aparece

La Unión Hace La Fuerza

Aparece

Tercera Temporada
Una Llamada Nefasta

Aparece

¿Un Robo Perfecto?

Aparece

Hora de Interrogar

Aparece

Atascados

Aparece

Asesinato Sin Dueño

Aparece

De Pesca

Aparece

Sin Pruebas no Hay Delito

Aparece

La Mayor Amenaza

Aparece

¿La Traición de Sergiodelbetis?

Aparece

El Acabose de Los Tiempos

Aparece

Cuarta Temporada
La Jodida Realidad
(mencionado)
Sorpresa Tras Sorpresa

Aparece
(voz)

Los Peores Enemigos
(mencionado)
Se Necesitan Medicinas
(mencionado)
El Hospital El Mapa El Destripador R.P.D.
(mencionado)
Problemas
(mencionado)
Traición
(mencionado)
Quinta Temporada
Un Nuevo Comienzo
(mencionado)
La Cruz Marca el Lugar
(mencionado)
Ojos Que no Ven
(mencionado)
CCT-37-PLR

Aparece

Presa Escurridiza

Aparece

Rumbo al Horizonte

Aparece

Trampas Mortales

Aparece
(muere/no canónico)

Sacrificio

Aparece
(flashback)

Caminos Separados
(mencionado)
Donde Todo Comenzó

Aparece

Sexta Temporada
Asunto Federal

Aparece

Investigación

Aparece

El Origen de las Desapariciones

Aparece

Rumores Macabros Fantasmas del Pasado Atraco Mortal La Verdad Oculta El Incidente de 1997

Aparece

Pasado Ardiente Enfréntate a Tus Miedos

Aparece

Séptima Temporada
Una Extraña Noche

Aparece

Enigmático Juicio

Aparece
(imagen)

Encuentro Juicio por Brujería Fuego Purificador La Llamada del Narrador La Bruja Suprema TBA TBA TBA

Referencias[]

Advertisement